¿QUÉ ES LA OBESIDAD ABDOMINAL?

Los pacientes que tienen aumento de la grasa abdominal causada por la obesidad presentan un incremento importante del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Por ello, mantener el peso dentro de unos límites razonables es muy importante para el normal funcionamiento del corazón, los vasos sanguíneos, el metabolismo, los huesos y otros órganos de nuestro cuerpo.

La obesidad

Imagen de cinta métrica, manzana y peso.

Las personas con exceso de peso tienen que saber dónde se centra su problema de obesidad:
Obesidad periférica o ginoide: Grasa acumulada en glúteos, muslos y brazos.
Obesidad central, abdo

minal o androide. Grasa acumulada en el abdomen.

El perímetro abdominal es una medida antropométrica que permite determinar la grasa acumulada en el cuerpo. En la mujer es 88 centímetros y en el hombre, 102 centímetros. Si en una persona con exceso de peso el perímetro abdominal es menor que los valores mencionados se habla de obesidad periférica, mientras que se habla de obesidad central cuando el perímetro abdominal es mayor

La obesidad central tiene peores consecuencias para el metabolismo, ya que favorece el desarrollo de diabetes y gota. Además quienes la padecen tienen altas posibilidades de acumular grasa también en otros órganos vitales, lo que favorece la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Las personas obesas suelen tener asociados otros factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión arterial.

Se estima que la hipertensión es 2,5 veces más frecuente en los obesos que en las personas de peso normal.

Entre los obesos, es mayor la incidencia del tipo androide que del ginoide. A igualdad de peso, los primeros tienen mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.
Los estudios llevados a cabo en países occidentales han mostrado una relación entre obesidad y mortalidad.